viernes, 31 de agosto de 2012

Enfriando

Cuestión
Para enfriar las bebidas rápido basta con sumergir las latas o botellas en un recipiente con cubitos de hielo con sal.

Introducción
El verano ya está aquí. El calor aprieta y ahora más que nunca apetecen refrescos fríos. Un buen método para enfriar las bebidas rápido consiste en sumergir las latas o botellas en un recipiente con cubitos de hielo con sal.

Nuestro colaborador habitual, el profesor Manuel Díaz Escalera ha hecho el experimento, pero sin refrescos. Los efectos que sufrirían las latas o las botellas se ven reflejados en los vasos y en los charcos de agua debajo de cada vaso.

Experimento

Material
1. Dos vasos
2. Cubitos de hielo
3. Bandeja de 'corcho blanco'. En los supermercados suelen envasar la fruta y la verdura en estas bandejas.
4. Sal

Montaje
1. Ponemos en la bandeja un poco de agua, de manera que se formen dos charquitos separados, y sobre el agua los dos vasos.
2. Ponemos en los vasos la misma cantidad de cubitos de hielo (se puede emplear hielo picado).
3. En uno de los vasos añadimos un par de cucharadas de sal común.
4. En pocos minutos se observa que en el vaso con la sal los cubitos se funden con mayor rapidez.
5. Si se espera una media hora, podemos tocar los dos vasos y apreciar que la temperatura es inferior en el vaso con sal.
6. Por último, si levantamos los dos vasos, veremos que el agua bajo el vaso con agua y sal se congeló, y la bandeja se queda adherida al vaso.





Explicación
El hielo tiene una fina capa de agua líquida sobre su superficie. La sal que hemos añadido se disuelve en ese agua y forma una disolución saturada, es decir, el agua ha admitido toda la sal que es capaz de disolver.

En ese momento se desencadena el curioso efecto. "La disolución tiende a diluirse (a aumentar la cantidad de agua) y el hielo a enfriarse", explica Díaz-Escalera. Para conseguir agua el sistema funde hielo. Para conseguirlo necesita calor, que extrae de la misma disolución de sal que quiere diluir, que llega a alcanzar los -9 ºC.

La disolución de agua y sal se encuentra en estado líquido a bajo cero porque su punto de congelación es más bajo que el del agua sola, que es de 0 ºC.

Por eso, el charco de agua que hay debajo de vaso se queda congelado. Si en vez de charco con agua, ponemos una lata de cerveza caliente en un barreño con hielo y sal, tal y como ha hecho el internauta Ángel, el sistema habría extraído calor del ella. Por eso en pocos minutos, la cerveza estaba lista y fresca para beber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...